¿Cómo usar el aire acondicionado para que no consuma mucha luz?

Ajusta la temperatura del aparato de aire para ahorrar en la factura de la luz

Indice de contenidos

Durante los meses más calurosos del año el aire acondicionado se convierte en un aliado indispensable para mantener un ambiente fresco en casa. Sin embargo, su uso también puede implicar un aumento considerable en el consumo de energía eléctrica, que se ve reflejado en la factura de la luz.

Optimizar el uso del aire acondicionado es esencial para mantener la factura de la luz bajo control, al tiempo que contribuye a una menor emisión de carbono, ofreciendo un ambiente confortable y sostenible en el hogar.

Para que estar fresco en los días más cálidos no te salga tan caro, desde CYE Energía te proponemos algunas recomendaciones para optimizar el uso del aire acondicionado, buscando un equilibrio entre confort y eficiencia energética para que puedas ahorrar en la factura de la luz sin pasar calor en los meses más cálidos del año.

¿Cuándo gasta más corriente un aire acondicionado?

El aire acondicionado consume más energía durante las horas más calurosas del día, generalmente desde las 12 del mediodía hasta las 4 de la tarde, cuando tiene que trabajar más duro para enfriar los espacios debido a las altas temperaturas exteriores.

También aumenta su consumo si se quiere enfriar la estancia a temperaturas muy bajas en el termostato, puesto que la diferencia entre la temperatura exterior e interior será mayor, obligando al sistema a trabajar de forma más intensiva.

¿A qué temperatura hay que poner el aire acondicionado para que gaste menos?

La eficiencia energética se puede gestionar ajustando el termostato a una temperatura confortable sin exagerar en la diferencia con el exterior.

La recomendación general es colocar el termostato en unos 25-26 grados. Según datos del Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía (IDAE), cada grado que reducimos puede elevar el gasto por consumo del dispositivo entre un 5% y un 7%. Por tanto, mantener una temperatura moderada no solo es más ecológico, sino también más económico.

¿Es bueno o malo apagar y encender el aire acondicionado?

Esta es una pregunta muy recurrente que prácticamente todos nos hemos formulado alguna vez cuando abandonamos una estancia por un tiempo sabiendo que vamos a regresar a ella. Frente a la pregunta de si ¿Qué gasta más, encender y apagar el aire o dejarlo encendido?, es importante destacar que los sistemas de aire acondicionado consumen más energía durante el proceso de arranque.

Sin embargo, dejar el aire acondicionado encendido todo el día es generalmente menos eficiente, especialmente si no hay nadie en casa. La mejor opción es utilizar un termostato programable o un temporizador que apague el aire acondicionado automáticamente cuando no sea necesario, por ejemplo, durante las horas en que la casa está vacía o por la noche, cuando la temperatura ambiente es naturalmente más fresca.

¿Es malo dormir con el aire acondicionado toda la noche encendido?

¿Qué modo del aire acondicionado gasta menos?

Los aparatos de aire acondicionado ofrecen, por lo general, varios modos de funcionamiento, lo que nos lleva a preguntarnos en qué modo consume menos energía.

El modo «eco» o «ahorro de energía» es generalmente la opción más eficiente. Este modo ajusta la temperatura de forma automática para minimizar el consumo de energía mientras mantiene una temperatura confortable. Además, utilizar la configuración de velocidad del ventilador en modo bajo y permitir que las aspas del ventilador se muevan alternativamente puede distribuir el aire de manera más uniforme, lo que también ayuda a reducir el consumo.

¿Qué pasa si dejas el aire acondicionado encendido toda la noche?

Si eres de los que siente que el aire acondicionado le reseca la garganta probablemente no te hayas formulado nunca esta pregunta. Los aparatos de aire acondicionado tienden a reducir la humedad del aire en los espacios cerrados, pudiendo provocar esa sequedad en nariz, garganta y ojos. Sin embargo, hay quien no puede descansar con el calor de las noches de verano y prefiere dejar el aire acondicionado encendido toda la noche, lo que puede ser muy costoso, especialmente si no se ajusta la temperatura adecuadamente.

Usar un ajuste moderado, como 24 o 25 grados, puede proporcionar comodidad sin incurrir en un gasto excesivo. Muchos sistemas modernos tienen funciones de noche que ajustan gradualmente la temperatura a lo largo de la noche para mantener el confort y reducir el consumo de energía.

Otras publicaciones relacionadas

Tarifas eléctricas

Tarifas para hogares
Tarifas para negocios

Para hogares y pequeños negocios con poco consumo.

Para hogares y pequeños negocios con poco consumo.

Especialmente diseñada para hogares que combinan suministro y autoconsumo.

Pensada para pymes y pequeñas industrias.

Despreocúpate de los horarios. Tranquilidad y sencillez, todo en una misma tarifa.

Empresas o instalaciones de gran consumo conectadas en alta tensión.